Luis Enrique, en el disparadero: plantea mal el partido y no reconoce su error en Anoeta