Luis Enrique sigue cuestionado en Barcelona: decisiones extrañas, tensión y autocrítica