La huella del tiempo en Luis Enrique: de las carcajadas al ‘siguiente pregunta’