El desgaste de Luis Enrique en el banquillo del Barça: canas, estrés, patas de gallo…