Luis Enrique y Carlo Ancelotti vivieron el Clásico con mucha tensión en los banquillos