¡Qué locura! Le dejan marcar a puerta vacía, falla... ¡y huye corriendo del partido!