Locura en Suecia a la llegada del Atlético