Locura en Canadá para recibir al Real Madrid, lágrimas, golpes y mucha tensión