Las claras razones por las que todos saben que todavía hay Liga