Líderes, eufóricos y con el Madrid en crisis: todo es felicidad en Can Barça