El lado más tierno de Messi: abrazo y salta al césped con el niño de la camiseta de plástico