Messi quiso entrar en el vestuario del City y Agüero le calmó los ánimos