Messi y Piqué creen que no quejarse de los árbitros puede afectar en el cruce con el Atleti