Messi saca su lado más solidario y cumple el sueño de Murtaza, el niño refugiado