Leo Messi tuvo la ocasión de cerrar el Clásico, y al final terminó triste y sin récord