Leo Messi, el domador de los leones