Mientras Leo Messi sufre con Argentina, la hinchada portuguesa adora a Cristiano