Las dos caras de Laporta: amable con los niños e implacable con la directiva actual