La guerra abierta entre Laporta y Bartomeu por la presidencia del Barça se recrudece