Lacen pierde el conocimiento… ¡y el árbitro se preocupa más de sacar una amarilla!