Prohibición de alcohol y máxima seguridad para blindar Lille de los radicales