Georgia, una de las peores selecciones del mundo, manda un aviso a La Roja