Alegría, dominio, llegadas e intensidad: La Roja ya siente el sello de Lopetegui