LaLiga invirtió un 33 por ciento menos que en el mercado de invierno de 2015-2016