El Espanyol busca medidas para frenar el rebotre ultra en las gradas de Cornellà