Kone, las 'claves' de su lesión