Kiko Rivera, un fijo en el Pizjuán