Keylor trabajó a la sombra de Iker por la titularidad y ahora lo hace a la de De Gea