Keita y Pepe se vuelven a ver: una rivalidad entre insultos, escupitajos y un botellazo