Josep María Bartomeu cumple su primer año más díficil como presidente del Barcelona