El Bernabéu, dividido por Mourinho