Mourinho, ¿cuestionado por su vestuario?