Jordi Alba, el dueño de la banda izquierda