John Terry se hace cargo del funeral de un niño de ocho años seguidor del Chelsea