Jesé, con pie y medio en el PSG