Jesé también se llevó la mano a la oreja y contestó a los pitos de la grada