Jesé, perdido en el banquillo: calentó durante 25 minutos y fue consolado por Clement