Jesé, el Ronaldo de Gran Canaria