James volvió a brillar y el Bernabéu terminó a sus pies