James, desesperado, se queda en el túnel de vestuarios para protestar al árbitro