El enfado de James tras el cambio: tira la camiseta y Jesé le tranquiliza en el banquillo