La actitud de James en el banquillo de Anoeta: ausente, apático y disperso