James y Zidane, cada vez más cerca