James se marca un Ronaldinho y se quita la camiseta para demostrar que no está gordo