James y Jesé, dos hombres encantados con su nuevo entrenador