James e Isco están señalados por la afición y apuntan al banquillo en el Clásico