James e Isco funcionan con Zidane: taconazos, asistencias y un gol con suerte