Jamés no se arrugó en el Calderón y fue el jugador más peligroso ante el Atlético