Jackson solo encuentra manos amigas en el peor momento de toda su carrera