Italia supera el susto con maestría